By MamiMima | 20 febrero, 2020

6 Gestos que estropean la piel de tu cara

En la generación de las arrugas de la piel, hay diversos factores determinantes: el paso del tiempo, tu genética, tu exposición al sol, tu catabolismo, la fuerza de la gravedad y el cómo te cuidas.

Todos ellos, en una medida u otra, afectan a las líneas que se van marcando en el rostro con la edad. Aquí te dejamos una lista de los gestos que hacemos de forma cotidiana, sin pensar y que te van estropeando la piel sin darte cuenta.

  • Frotarte los ojos con fuerza:

Al levantarte o cuando llevas mucho rato delante del ordenador, sientes una necesidad de frotar los ojos con fuerza para que se reactive la circulación.  Humedecerlos con un poco de agua o un tónico de rosas es una mejor forma relajarlos.

  • Hablar frecuentemente con el móvil sin limpiarlo lo suficiente:

¿Utilizas mucho el móvil? ¿Con qué frecuencia lo limpias? Este aparato que es casi ya una extensión de nuestras manos es un fuente de bacterias que acercas a tus ojos y piel sin pensar demasiado en ello. Sugerencia: incluir el móvil en tu ritual de limpieza diaria y no pegártelo demasiado a la cara para no estirar la piel de la mejilla.

  • Forzar la vista:

No ver bien hace que los músculos alrededor de los ojos se fuercen. Una visita anual al oftalmólogo para asegurar que no tienes problemas de visión es una buena práctica. Si además tienes presbicia es más frecuente esforzar la vista para ver de cerca, tener las gafas siempre a mano te evita un envejecimiento innecesario.

  • Apoyar la mandíbula en la mano apretando la piel:

¿Tienes este hábito? ¿Quizá te ayuda a pensar o a concentrarte mejor? En la mejilla aparecen las llamadas arrugas gravitacionales, que se crean por flacidez muscular. Someterlas a una presión continuada sobre la piel no ayuda a la evolución de tu óvulo facial. La mejor acción: ser consciente del hábito y dejar de hacerlo.

  • Dormir presionando la cara contra la almohada:

¿Lo haces? ¿Aplastas tu cara contra la almohada? Normalmente tenemos más arrugas del lado que dormimos porque la presión que ejerce el peso de la cabeza comprime la piel. Alternar los lados es una buena contra medida.

  • Gesticular demasiado:

¿Eres de las que lo dices todo con la cara? Entre tener la famosa “poker face” o cara de pocker o no dejar tranquilos los músculos faciales, siempre hay un punto intermedio. ¡Por supuesto, dejar de sonreír y reírte nunca! La felicidad es, sin duda, lo que más embellece.

 

Si te ves reflejada en alguno de estos puntos, la buena noticia es que has tomado consciencia y ya puedes actuar de forma inmediata sobre ellos.

La piel es un órgano muy complejo y el más grande que tenemos en nuestro cuerpo. Cuidarla conlleva atención, constancia y acción.