By MamiMima | 5 febrero, 2020

Únete a la “AGE LIBERATION”

En una conversación con una amiga mía, me decía hace unos días que el problema de hacerse mayor es la sensación de que te vuelves transparente, que el mundo deja de verte, sobre todo y además si eres mujer.

Cuando cumples 40 dejas de sentirte en el club de los jóvenes y cuando pasas los 50 empiezas a no verte reflejada en la sociedad que te rodea. Las mujeres maduras vamos desapareciendo públicamente de los anuncios, de los escaparates, de los planes de márqueting de las empresas y vamos, eso sí, apareciendo en los chistes de dudoso gusto y en algunas estadísticas en las que preferiríamos no estar.

No nos engañemos, esto no es nuevo. En el arte, la juventud siempre ha tenido más éxito que la madurez. Y el ser humano lleva milenios en la búsqueda de la fuente de la eterna juventud. Los tiempos que corren han acentuado esta presión social por el “edadismo” con el factor tecnológico y, si no te aclaras con el botón que has de apretar, perteneces directamente a la época de los dinosaurios.

Ser joven es bonito. Ser mayor también. Porque significa que estamos aquí, que vivimos, que podemos seguir interactuando con el mundo.

¿Cómo podemos contribuir a cambiar estas creencias contra la edad?

En AKORI apostamos por la “Liberación de la Edad”, o si lo ponemos en inglés AGE LIBERATION,  para enfrentarlo al famoso ANTI-AGING con que nos machaca la industria cosmética tradicional.

Aquí tienes algunas acciones que lo definen:

Celebrar la edad como lo que es: El paso de la vida por nuestras mentes y nuestros cuerpos. Como mujeres queremos envejecer sin complejos, sin miedo a sentirnos rechazadas por eso, sin la necesidad de aparentar lo que no somos. Queremos participar activamente en nuestra sociedad en cada etapa de nuestra vida, aportando todo el valor que podemos.

Ser una inspiración para las mujeres más jóvenes. Disfrutemos de la juventud que nos rodea. Aprendamos y respetemos su forma fresca de ver la vida y pidamos el mismo respeto a cambio. Abramos un camino en el que puedan ver lo que nos da la experiencia: conocimiento, serenidad, enfoque en lo importante, personalidad. Sabemos que en la vida hay montañas y llanuras. Lo sabemos porque hemos atravesado desiertos, metido el pie en arenas movedizas y pisado hierba suave y amorosa. Y en cada uno de esos pasos hemos aprendido algo.

Mostrar a nuestras hijas que hay vida, ilusión y belleza en la madurez. Seguimos trabajando, luchando, enamorándonos, amando y tenemos una vida sexual. ¡Sí, en la madurez hay vida sexual también! Es la actitud interna de cada una de nosotras hacia nuestra edad lo que puede marcar la diferencia. No necesitamos caer en los clichés de la madurez de chiste.

Acabar con el tabú de ocultar la edad. Yo he cumplido 58 años y me siento feliz de haber llegado hasta aquí y espero estar muchos años más. Nadie debe sentirse mal por su edad, ni por ser demasiado joven ni demasiado mayor. La edad es la que es e inexorablemente ¡cada año cambia!

Cuidarnos para nuestra propia salud y bienestar. Sin necesidad disfrazarnos o someternos a la tiranía de los cánones. Sin que sea una obligación para cumplir con las expectativas sociales. Cuidar de nuestra belleza natural de forma natural. Como puedes hacer con los productos que hemos desarrollado pensando en mujeres como tú.

¿Mujeres transparentes? ¡No, gracias! Tenemos más de 40, más de 50 y somos mujeres del siglo XXI que queremos cambiar la percepción cultural de lo que es hacerse mayor.

¿Ambicioso? Sí, sin duda. Pero sabemos que las grandes revoluciones empiezan con pequeños cambios.

¿Te unes a la Revolución de la “AGE LIBERATION“?

Concha Gaudó  –  Co-Founder AKORI COSMETICS

¡Subscríbete y recibe un descuento del 15%!