By MamiMima | 15 septiembre, 2019

¿Sufres Edaditis y/o Edadismo?

Ninguna de estas dos palabras están en el diccionario de la Real Academia. Aunque la segunda, una traducción del inglés ageism se puede leer en varios artículos periodísticos y blogs.

EDADISMO se refiere a la discriminación por la edad que sufrimos las personas cuando vamos cumpliendo años, sobre todo, cuando se llega a la vejez o la ancianidad. Es, por ejemplo, ese límite que muchas empresas han puesto (reconocido o no) a los cuarenta y cinco años como la edad límite para contratar personas, sin valorar su experiencia, actitud o capacidad.

Mientras el sufijo -ismo se utiliza para designar doctrina o movimientos, el sufijo -itis significa inflamación o irritación. Así que nos inventamos la palabra “EDADITIS”, entendida como la inflamación (mental) o irritación (nerviosa) producida por la edad.

Lo que produce la “edaditis” es cómo vivimos internamente dos realidades: el envejecimiento natural de nuestra fisonomía y la presión sociocultural que lo rechaza. Lo cual, en resumen, es ir en contra de nuestra propia naturaleza, por lo que no resulta extraño que nos amargue un poco la vida.

La “edaditis” nos afecta a las mujeres normalmente al cumplir 30 años. Es un primer aviso de que la juventud empieza a ser cosa del pasado. Antes o después, un buen día te miras al espejo y descubres que tienes una fina marca alrededor de los ojos o en la frente.

 

¡Y fastidia, esa es la verdad!

 

Entonces, si no lo controlas, se dispara la “edaditis”. Y comienza una lucha contra ti misma que no siempre puedes ganar.

Misteriosamente, la “edaditis” sufre importantes repuntes con cada cambio de decena. Los cuarenta. Los cincuenta. Los sesenta. Y se manifiesta de diversas maneras:

Te fijas más en tus arrugas que en la expresión de tu rostro.

Cuando estás con una amiga comparas mentalmente cuál de las dos tiene la piel más afectada por el paso del tiempo.

Cada vez que compras un cosmético esperas que este sea el definitivo que te haga rejuvenecer varios años.

Te niegas a reconocer tu edad, esperando secretamente que todos piensen que eres más joven de lo que en realidad eres.

Sientes que vas perdiendo tu atractivo y haciendo invisible a los demás.

Vivimos en una sociedad que ensalza continuamente la juventud y ve el paso del tiempo como un problema, no como un proceso natural. Esto es más evidente si eres mujer. Se nos perdona menos, o parece que molesta más, según el punto de vista desde el que se mire.

Desde AKORI queremos poner nuestro granito de arena para romper estas imposiciones sociales.

 

Luchar contra la “edaditis” es nuestra pequeña revolución.

 

No es tanto el concepto de “anti-edad”, que no nos gusta realmente. Preferimos cambiar la perspectiva en una línea mucho más natural y positiva, que podemos resumir así:

Levantarse por la mañana es una magnífica oportunidad de tener un nuevo día por delante para vivir la vida.

Cumplir años no deja de ser una forma de contar cuantas vueltas le hemos dado al sol en nuestra vida. Visto así, más vueltas, mejor ¿no?

Cuando te mires al espejo, céntrate en lo que te hace única y especial y ten en cuenta que, muchas veces, las pequeñas imperfecciones son las que dan personalidad a nuestro rostro.

Nuestra historia particular se va grabando en nuestra piel y nos va haciendo únicas y especiales.

La vida tiene sus propios ritmos naturales y vivir la vida con plenitud significa pasar por cada una de esas etapas. Cada una de ellas nos aporta sabiduría y nos enriquece como personas.

Si todos vamos cambiando la percepción de que hacernos mayores es algo natural y enriquecedor, podremos como sociedad ver la vida con nuevos valores más positivos y disfrutar más del paso del tiempo en cada momento.

 

Te animamos a:

Cambiar el foco de aspirar a una belleza “irreal” de anuncio para potenciar la belleza natural propia como un buen apoyo para fortalecer nuestra autoestima.

Abrazar el paso del tiempo como un regalo de la vida que no hemos de ocultar sino celebrar.

Cuidarte realmente por dentro y por fuera para mantener tu piel y tu apariencia saludable y atractiva.

 

Recuerda que nada nos hace más hermosas que sentirnos felices en nuestra propia piel y que ninguna arruga puede eclipsar el brillo de unos ojos alegres y una sonrisa sincera.

Solo superando la “edaditis” como personas podremos como sociedad evitar la injusta discriminación por edadismo.

 

¡Celebremos la vida cada día!

 

Concha Gaudó  –  Co-Founder AKORI COSMETICS

 

Bibliografía

https://elpais.com/elpais/2018/09/13/opinion/1536850378_116589.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Discriminación_por_edad

https://ethic.es/2018/12/edadismo-discriminacion-edad/