By MamiMima | 6 noviembre, 2020

TIPS AKORI

7 EFECTOS DEL ESTRÉS SOBRE TU PIEL Y 6 TIPS PARA MITIGARLOS

Experimentamos estrés cuando sentimos que no somos capaces de responder adecuadamente a las exigencias que se imponen en nuestra vida. No es tanto lo que nos sucede como la forma en la respondemos ante ello.

Esa sensación de no poder controlar las situaciones conlleva efectos negativos en nuestro organismo.

Nuestra piel no  puede diferenciar entre diferentes tipos de estrés, físico, emocional, psicológico o del entorno. Así que sin importar cuál tengas, cuanto más dure el estrés, más factura le pasa a tu piel porque el estrés causa una respuesta química lanzando hormonas como el cortisol y la adrenalina que hace que la piel reaccione.

Aquí te mostramos 7 efectos que el estrés sobre la piel y 6 consejos para mitigarlos:

                                                                                           .
Dispara la inflamación 
                                                                                                       .

Hay un conexión muy profunda entre la piel, la mente y el intestino.

El estrés impacta en el equilibrio bacteriano de tu intestino, permitiendo el crecimiento de bacterias no saludables que pueden desencadenar inflamación en diversas partes del cuerpo.

Inflamaciones internas pueden manifestarse externamente en forma de acné, psoriasis o eczemas.

                                                                                           .
                                                                                           .
Reseca tu piel  
                                                                                                       .

El estrés perjudica la función protectora de la piel y puede afectar a su retención de agua.

Además genera un incremento de adrenalina en el organismo, lo cual afecta a un incremento de la sudoración. Si no reemplaza la cantidad de agua, puedes sentir tu piel más seca y llegar incluso a la aparición de eczema.

                                                                                           .
La engrasa  
                                                                                                       .

Por efecto de un exceso de cortisol que lleva a una sobreproducción de sebo en las glándulas de la piel. Esto puede provocar la aparición de acné.

 

                                                                                           .
La envejece 
                                                                                                       .

El estrés provoca un incremento del cortisol que afecta al colágeno y la elastina reduciendo su elasticidad.

Cuando es de larga duración provoca la aparición de arrugas por envejecimiento celular y ralentización de la renovación de los tejidos, dando a la piel un aspecto apagado.

También incrementa la formación de radicales libres que pueden llevar al envejecimiento de la piel.

                                                                                           .
Hace aparecer ojeras
                                                                                                       .

Las bolsas o hinchazón debajo de los párpados son más comunes con la edad por la pérdida de la elasticidad.

El estrés causado por la falta de sueño incrementa los signos de envejecimiento en la piel.

                                                                                           .
 Menor cuidado personal 
                                                                                                       .

Uno de los efectos del estrés puede ser el menor tiempo que dedicamos a nuestro cuidado personal, bien por la falta de tiempo o por el estado de ánimo.

Y para muchas personas, sentirse mal acerca de la propia apariencia, acentúa el estrés y se crea un círculo de retroalimentación negativa.

 

 .

Malas prácticas alimenticias 

Cuando estamos estresados puede darse la adopción de malos hábitos alimenticios.

Bien porque  el estrés se implanta en el estómago y nos deja sin ganas de comer.

O bien porque nos provoca justo lo contrario, una necesidad de comer más de lo necesario para calmar el desasosiego interior.

Cualquiera de las dos vías es negativa para nuestra salud, nuestra apariencia y para el estado de la piel.

¿Qué puedes hacer para sobrellevar mejor el estrés y evitar sus efectos negativos en tu apariencia?

Cuida tu piel cada día

Sigue con tu rutina de cuidado diario mañana y noche, aunque estés cansada y/o no tengas ganas.

Si  no tienes una, en este link puedes encontrar la tuya.

Ese tiempo de dedicación a ti misma es un momento de relax de las preocupaciones diarias, beneficia a tu piel y aspecto y por tanto, te ayuda a mejorar tu estado de ánimo. 

Descansa lo suficiente

Duerme entre 7 y 8 horas.

Como con los niños, tener una rutina nocturna ayuda.

Un baño relajante, un masaje o automasaje con un buen aceite como Easy Moment, cuyos aromas te relajen y calmen.

Aliméntate de forma saludable

Come adecuadamente, comida saludable y balanceada, a ser posible no procesada.

Además el efecto de cuidarte preparándote una buena comida o cena también tiene un efecto positivo sobre la mente.

Practica ejercicio cada día

Es una inyección de vitalidad y energía que te ayuda a superar mejor las dificultades y retos de la vida.

Además la sensación de ser capaz de seguir una disciplina de ejercicio diario también incrementa tu autoestima y mejora tu apariencia.

Si crees que el ejercicio no es para ti o no sabes cómo conseguirlo, te recomendamos leer (o releer) nuestro post “Un mini-ejercicio que puede cambiar tu vida”.

Sigue activa y relájate también

Sigue activa, mental y físicamente para evitar caer en indeseadas depresiones.

Busca también momentos de calma y tranquilidad para escuchar música, leer libros o practicar algún hobby.

El descanso es necesario y los problemas parecen menores si nos sentimos fuertes para afrontarlos.

 

Mantén abiertos tus canales sociales 

Es verdad que las circunstancias actuales no favorecen mucho la vida social, pero no hemos de renunciar a ella.

Hablar con nuestros seres queridos, familiares o amigos, es una manera de ayudarnos a sobrellevar el estrés, mitigando el efecto de soledad.

¡Bienvenidas sean las nuevas tecnologías que nos permiten vernos en la distancia y nos acercan a los que están lejos!

Tu estado de ánimo tiene un impacto profundo en tu salud y en tu apariencia.

Cuidarte por fuera con buenos cosméticos también te ayuda a cuidarte por dentro, creando así un círculo positivo. Y así es como desde AKORI nos gusta aportarte nuestro valor.

Porque cuando te sientes bien, tus ojos, tu piel y tu sonrisa iluminan y potencian tu Belleza Natural.

 

Concha Gaudó

Co-Founder AKORI COSMETICS